El abarrote, el tianguis y la vendimia también construyen el mundo del Antojo.

domingo, 29 de marzo de 2015

Falando de asas


Hoy, el abarrote salió a orearse un poco y al llegar a la Praça da Republica me encuentro con la representación de su figura. Una senhora, es la República, que siempre se encuentra en cualquier país vestida a la usanza de la libertad: silenciosa, con un vestido entallado mostrando su músculo bien torneado y con la mirada perdida a un dónde y para dónde. Curioso, que hablando de asas y de tazas ontem (ayer) me encuentre con una gaivota (gaviota) posada en la bola (una manera coloquial en portugués de decir cabeza) y no deja de sorprenderme que ahora que los regionalismos renacen, las gaviotas sientan que es un mástil encallado en medio de la ciudad. Tal vez en los tiempos de hoy la república sea un palo largo que ha quedado del naufragio y que sobresale ya como pura estatuaria. 
La ventaja del abarrote es que la Suave Patria, para referirme al poema de Lopez Velarde, esta en los sabores y en los Antojos. Qué más exigencia y que más tolerancia que tener los sabores cómo patria. La convivencia es, no sólo saludable, sino placentera.
Los convido al almoço (propiamente la comida) tenemos como plato de inicio una soupa de cenoura (zanahoria) sem batata (papa), feijão preto (frijol) e um entrecosto de porco na brasa (costillas a la brasas) y un fino ( copa delgada de cerveza servida a presión). ¿Qué tal? ¿Gostam?.
Los espero, hoy estaremos abiertos hasta las seis de la tarde. Si esta la cortina fechada (cerrada) toquen la campainha (campana o timbre) y lleguen a las sobremesas (postres) tenemos arroz con leche con mucha canela. Ah y un café de los tuxtlas que huele hasta la ribera del río.

Les informo que la gaivota ya se cagó en la estatua, cosas de la naturaleza.


Fotografía: República (2010) do escultor Bruno Marques. 
Praça da República, Jardim de Teófilo Braga. Porto, Portugal.

2 comentarios:

  1. Me gusta el mestizaje de la lengua y de los sentidos para arropar ese concepto ya fugaz de la Libertad antigua. Nos hace preguntarnos qué tipo de estatua la representaría hoy...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Susana Camps por venir a la conversa. Por fortuna o por desgracia las estatuas siguen estatuas. La libertad y la República siguen siendo conceptos que sobreviven gracias a su ejercicio. Ejercer la palabra o la libertad es una casi obligación humana.
    Abrazos bien gustosos.
    Obrigado por vires.

    ResponderEliminar