El abarrote, el tianguis y la vendimia también construyen el mundo del Antojo.

sábado, 28 de marzo de 2015

Asa con taza



¡Nostalgia de los arcángeles!
Yo era…
Miradme.
Sobre los Ángeles, Rafael Alberti

No lo sabía y grande fue la elevación de mi pensamiento al saber que una asa en la língua portuguesa se refiere a una ala, una manera de asir el cielo y no la asa mexicana de la humilde taza, ese recipiente que sirve para beber líquidos calientes: atole, champurrado, café, ponche y por supuesto la leche de la chata. Asa, en español, se refiere a esa pieza curva que sobresale de la taza y que suele estar unida por sus dos extremos al cuerpo de la taza. Podríamos decir que es la oreja de la taza y por eso afirmamos que vamos tomar un café chillador, no porque sea un café tomado en un velorio, sino porque a la taza la tomamos de la oreja como os rapazes desobedientes. Esta es una interpretación “ad abarroterum”.
Lo cierto es. Cuando este abarrotero barría muy temprano el paseo (banqueta) a las puertas del abarrote, una senhora, al parecer muy devota, con el San Benito en el gesto, decía: “Faltam asas para voar”. De inmediato fiquei (quedé) pasmado. ¿Qué pássaro (pájaro) será ese o, es un ángel lusitano caído después del 25 de abril? Ni uno, ni otro. Al seguir parando oreja, me apercibí, por contexto, que se refería a esos apéndices de las aves, así que cuando la senhora en tono lastimoso afirmó: “Tem ferida uma asa”. Claro pensé, del cielo ha caído um anjo (ángel).
Así que, al buen entendedor: diccionario bajo el brazo. ¿Saben el porqué? porque también tiene la palabra asa, en la língua Portuguesa, la acepción de apéndice en forma de argola (argolla) que sirve para asegurar ciertos objetos con la mano. El tumba burros, pone como ejemplo el asa de la xícara (jícara). Sí, ha leído bien, lo que conocemos como jícara, tan mexicana. El asunto es que xícara se usa en el portugués de brasil y proviene del náhuatl que llegó vía el castellano al portugués de Europa. En Portugal, ya es un termino en desuso o sólo usado por hablantes cultivados, y en vez de usar el termino xícara se usa la palabra chávena. ¡Atenção! la chávena es propiamente sólo para tomar el chá (té). Para el café, lo que sería nuestra taza, la palabra que designa al objeto es caneca. La caneca tiene asas, de las otras, las que no son para volar. Ya sé que querrían jugar a las canicas y no a las canecas porque aquí se dice jugar aos berlindes. Como pudieron observar ni tan en desuso, os sacos (bolsas, en espanhol) tienen asas, las canecas también y los ángeles pelos vistos (por lo visto).

Y para dejar los melindres y recapitular (recuar) podemos decir que: o tempo tem asas porque también lo oímos. Y si ustedes gustan les invito un jarro, que no una taza, de agua miel.

Asas para que las quiero…

2 comentarios:

  1. Me gusta mucho esta astorieta, nomas leyendola se me antojo un champurrado de fresa y esta lista la tasa de asa grande. Esas repisas que tienes me recuerdan unas que vi alla por el rumbo de la calle Alabama, del otro lado del charco de donde tu estas mi estimado Abarrote. Aqui en Cochiti Mesa el frio todavia cala en los huesos, o sere que me estoy haciendo una vieja "espantosa?" bueno espantosa siempre he sido, ;) Que alegria saber que el Abarrote abre su cortina tambien en domingos

    ResponderEliminar
  2. Marcela, gracias porvenir a conversar aquí en el mostrador. Por desgracia está difícil hacer el atolito. Nos falta la maizena. Pero no le aunque. Con un vinito nos desquitamos. y si me apuras con una caipirinha y una margarita, hasta quedar margaritoso.
    Abrazos desde el balcão.

    ResponderEliminar